Seguramente ya sabías que, gracias a la prevalencia del ácido oleico (ácido graso monoinsaturado de la serie Omega 9) y otro ácidos poliinsaturados (como el Omega 3 y el Omega 6), el aceite de oliva virgen extra se ha constituido no sólo como un mejor sustituto de cualquier otra fuente grasa en tu alimentación, sino también como un ingrediente clave para la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Aún así, los beneficios del aceite de oliva virgen extra no acaban ahí: rico en antioxidantes y vitaminas, se ha comprobado que este alimento nos protege del deterioro cognitivo, y por ello, nos puede ayudar a prevenir el Alzhéimer, paliando alguno de sus síntomas.

Las ventajas del aceite de oliva virgen para prevenir el Alzhéimer

  1. ¿Cómo funciona el Alzhéimer grosso modo?
  2. ¿Cómo nos protege el aceite de oliva virgen extra?
  3. ¿Por qué la dieta Mediterránea nos beneficia?

1. ¿Cómo funciona el Alzhéimer grosso modo?

Si bien la ocasional pérdida de memoria es habitual en personas mayores, cuando esto se convierte en una rutina, es decir, cuando las pérdidas de memoria son frecuentes, y la persona comienza a desorientarse, a tener problemas de atención y cambios en su estado de ánimo y energía, estamos hablando de un deterioro cognitivo agravado que se asocian al Alzhéimer, una enfermedad que en España afecta a más de 600.000 personas, muchas de las cuales no han sido diagnosticadas.

El Alzhéimer es, grosso modo, una enfermedad cognitiva grave que afecta directamente a la memoria y al comportamiento de aquel paciente que la padece. Esta patología, lamentablemente, afecta a un gran porcentaje de personas mayores de 65 años, en las que se observa cómo los síntomas avanzan con la vejez (la mitad de los pacientes tienen más de 85 años) y cómo van necesitando ayuda una adaptación en su rutina.

En definitiva, el Alzhéimer es a día de hoy una enfermedad progresiva que no tiene cura. Entonces, ¿qué se puede hacer para prevenir el Alzhéimer? Para empezar, se recomienda tomar medidas preventivas entre las que, como veremos a continuación, se encuentra el consumo de aceite de oliva virgen extra de acuerdo a recientes estudios.

el aceite de oliva virgen extra ayuda a prevenir el deterioro cognitivo
El aceite de oliva virgen extra ayuda a prevenir el deterioro cognitivo

2. ¿Cómo nos protege el aceite de oliva virgen extra?

Como hemos comentado en numerosas ocasiones, el aceite de oliva virgen extra tiene numerosos beneficios para la salud. Ahora, además, un equipo de investigadores de EE.UU, concretamente de la Escuela Lewis Katz de Medicina en la Universidad de Temple, ha llevado a cabo un experimento con ratones transgénicos de Alzhéimer para estudiar qué efecto podía tener el aceite de oliva virgen extra en esta enfermedad.

En estas pruebas, los roedores primero fueron modificados genéticamente para presentar deterioro cognitivo, exceso de producción y acumulación de beta-amiloide (que produce la lesión y consecuente destrucción de las neuronas cerebrales), y ovillos neurofibrilares (hilos proteicos que envuelven las neuronas y evitan que se alimenten, con lo cual mueren) que son los rasgos principales del Alzhéimer.

Luego, fueron divididos en dos grupos en los que se aplicaron dietas distintas para estudiar el progreso de sus habilidades cognitivas mediante una serie de pruebas de memoria y aprendizaje. Por un lado, el primer grupo de estudio recibió una dieta que incluía granos con aceite de oliva virgen extra. Y por otro lado, el segundo grupo de control recibió una dieta sin esta fuente grasa.

Después de un año de evaluación, los científicos concluyeron que el primer grupo de estudio, alimentado con aceite de oliva virgen extra, se desenvolvía mejor que el segundo grupo de roedores en las pruebas de memoria realizadas a ambos.

Más concretamente, se observó que el tejido cerebral de los roedores del primer grupo (es decir, sus células nerviosas) conservaban una mayor capacidad de autofagia, lo que equivalía a una mayor capacidad de alimentarse de tóxicos reduciendo, así, la acumulación de placas amiloides y novillos neurofibrilares, causantes del deterioro cognitivo.

Por otro lado, otro equipo de una Facultad Farmacéutica de EE.UU, concretamente de la Univerdidad de Auburn, liderado por Amal Kaddoumi (especialista en neuro-farmacología e investigación cerebral) realizó ensayos clínicos sobre el oleocantal y sus propiedades terapéuticas contra el Alzhéimer y el deterioro cognitivo.

El oleocantal es una sustancia orgánica presente de forma natural en algunos aceites de oliva virgen extra y que forma parte de sus compuestos polifenólicos, los cuales conocemos por su capacidad antioxidante y antiinflamatoria. Y según el estudio, este compuesto, ha demostrado tener efectos beneficiosos en enfermedades degenerativas y neurodegenerativas con procesos de inflamación crónica.

Por lo que el estudio concluye que el aceite de oliva virgen extra es un producto alimenticio de la dieta Mediterránea capaz de proteger el cerebro contra el avance del Alzhéimer e, incluso, otras enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson.

3. ¿Por qué la dieta Mediterránea nos beneficia?

En los años 60, el biólogo Ancel Keys, quien realizó un estudio epidemiológico sobre hábitos alimenticios y su relación con la salud en el que participaron varios países, concluyó que aquellas regiones próximas al Mediterráneo desarrollaban menos enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer.

Con la acuñación del concepto de dieta Mediterránea por entonces, y la aseveración de que suponía una de las mejores regímenes alimenticios para frenar el desarrollo de estas patologías, le siguieron estudios posteriores que analizarían el efecto de ciertos alimentos clave de esta dieta, como el aceite de oliva virgen extra, sobre la población.

Además, del mencionado con anterioridad, cabe destacar el estudio desarrollado por PREDIMED, realizado entre más de 7.000 voluntarios con riesgo de padecer alguna enfermedad coronaria y con enfermedades como la diabetes, la hipertensión o el sobrepeso, entre otras.

Tras 10 años de investigación, en el que se separaron también dos grupos de estudio, se concluyó que aquellos pacientes que llevaban una dieta Mediterránea, cuya fuente de ácidos grasos constituía principalmente el aceite de oliva virgen extra, pero también los frutos secos, redujeron en un 30% su probabilidad de sufrir ictus, infartos de miocardio y arritmias cardíacas. Por otro lado, también se comprobó que existía una menor incidencia de diabetes tipo 2 y hasta un 70% menos de incidencia en cáncer de mama.

Como sabemos la alimentación y los hábitos de vida saludables son aspectos clave para la conservación de la salud. En concreto, la capacidad antioxidante y antiinflamatorio de ciertos alimentos y su riqueza en vitaminas, minerales, proteínas y grasas saludables, es fundamental para nuestro desarrollo y nuestra actividad diaria y, como se ha observado en este estudio de la Universidad de Temple en EE.UU, fundamental para el desarrollo cognitivo y su mantenimiento.

En definitiva, llevar una dieta Mediterránea, y mantener como fuente principal de grasas saludables el aceite de oliva virgen extra, supone múltiples ventajas para la salud de nuestro corazón y nuestra mente. Cocinar con este producto y basar la dieta en verduras, frutas, legumbres, pescados y carnes magras, junto con la actividad física regular y un buen descanso, es sinónimo de salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *